Una red con visión de vida, comprometida con el bienestar, el respeto y la evolución de la consciencia

Prevenir y revertir la osteoporosis

La osteoporosis puede conducir a graves y en ocasiones incapacitantes fracturas, especialmente en las vértebras y la cadera.  La condición es más común entre las mujeres que los hombres, y más frecuente entre los caucásicos que otros grupos raciales.

De acuerdo con el estudio nacional de salud y nutrición III, realizado entre 1988 y 1991, la prevalencia de la osteoporosis ajustada según edad en mujeres con edades comprendidas de 50 y más años de edad fue de 21 % en EE.UU. en  blancos, en comparación con el 16 % de los méxico-americanos y 10 % para los  afro- Americanos.  Del mismo modo, un estudio de 1988 de Texas mostró que las tasas de fractura de cadera (un signo de la osteoporosis) fueron mucho menores entre Afro-Americanos (55 por 100.000) y mujeres méxico-americanos (67 por 100.000) que las mujeres blancas (139 por 100.000). 

Mientras que los pacientes tienden a asumir que el aumento de su consumo de calcio se asegurará de huesos fuertes, la investigación muestra claramente que el consumo de calcio es sólo una parte de la cuestión y que simplemente aumentando el consumo de calcio es una estrategia inadecuada. No menos importante es la reducción de las pérdidas de calcio. La pérdida de mineral óseo, probablemente el resultado de una combinación de genética y la dieta y el estilo de vida, sobre todo la ingesta de proteínas animales, sal, cafeína y, posiblemente, junto con el uso del tabaco, la inactividad física, y la falta de exposición al sol.

La Proteína animal tiende a sacar el calcio de los huesos, llevando a su excreción en la orina.  Proteínas animales tienen un alto contenido de aminoácidos que contienen azufre, especialmente cistina y metionina.  El azufre se convierte en sulfato, lo que tiende a acidificar la sangre. Durante el proceso de neutralizar estos ácidos, los huesos se disuelve en el torrente sanguíneo y se filtran a través de los riñones en la orina.  Carnes y huevos contienen de dos a cinco veces más de estos aminoácidos azufrados ácidos que  en alimentos vegetales. 

Las comparaciones internacionales muestran una fuerte relación positiva entre la ingesta de proteína animal y las tasas de fractura.  Estas comparaciones no suelen tener en cuenta otros factores como el estilo de vida, como ejercicio,  Sin embargo, sus conclusiones son apoyadas por estudios clínicos que demuestran que la ingesta alta de proteínas  agrava las pérdidas de calcio.  Un informe de 1994 en el American Journal of Clinical Nutrition, demostró que cuando las proteínas animales fueron eliminados de la dieta, las pérdidas de calcio se redujeron a la mitad.  Los pacientes pueden fácilmente obtener suficientes proteínas de granos, frijoles, vegetales y frutas.

El sodio estimula al calcio  a pasar a través de los riñones.  Mientras que los pacientes tienden a asociar el sodio con alta presión arterial, su efecto sobre el calcio es igualmente importante.  Las personas que reducen su ingesta de sodio a 1-2 gramos por día, reducen sus necesidades de calcio en un promedio de 160 miligramos por día. Esto contribuye a fomentar a sus pacientes a evitar aperitivos salados y alimentos enlatados con adición de sodio, y reducir al mínimo el uso de sal en la cocina y en la mesa.

La cafeína por su efecto diurético produce pérdida de agua y calcio, y la dosis significativa de consumo de café es de dos o más tazas al día. 

Fumar es también un factor que contribuya a la pérdida de calcio.  Un estudio de gemelos idénticos demostró que a largo plazo los fumadores tenían un 44 por ciento mayor riesgo de fractura en comparación con los no fumadores gemelos.

La actividad de las personas mantiene el calcio en sus huesos, mientras que las personas sedentarias tienden a perder calcio. La actividad física puede formar parte de la razón por la cual las personas en el mundo no industrialisado tienen menos fracturas. Ejercicios simple de soportar peso pueden ser recomendados para los pacientes en prácticamente cualquier edad.

La vitamina D también es importante, ya que controla  la eficacia del cuerpo en absorber y retener el calcio.  En un estudio realizado en 1997 de 389 sujetos que recibieron o bien una combinación de 700 UI de colecalciferol y 500 miligramos de citrato de calcio maleato o un placebo cada día, 11 personas en el grupo tratado tenía fracturas durante un período de tres años, en comparación con 26 en el grupo placebo. 

Unos pocos minutos de luz solar sobre la piel cada día, normalmente produce toda la vitamina D el cuerpo necesita. Sin embargo, las personas que reciben escasa o ninguna exposición al sol, que viven en zonas con menos luz solar directa, que tienen la piel oscura, o que son mayores, pueden necesitar un suplemento de vitamina D. La dosis dietética recomendada para la salud de los adultos es de 200 UI (5 microgramos) por día.

El papel del calcio

Obtener suficiente calcio en la dieta se ha puesto de relieve en la prensa popular. Sin embargo, la ingesta de calcio por sí solo no protege contra la osteoporosis y fracturas, ni la ingesta baja de calcio predice el riesgo de fractura. En 1992 la revisión de las tasas de fractura en muchos países diferentes, demostró que las poblaciones con menor ingesta de calcio tenía un número mucho menor de fracturas que aquellos con ingestas mas altos.  Por ejemplo, los negros de Sudáfrica tuvieron un muy bajo promedio de la ingesta diaria de calcio, de sólo 196 miligramos-con una incidencia de fracturas de sólo 6,8 por 100.000 años-persona, muy por debajo de negros o blancos americanos, cuyas tasas de incidencia fueron 60,4 y 118,3 por 100.000 años-persona, respectivamente. Una posible explicación de esta aparente contradicción es que los países con una alta ingesta de calcio también tienden a tener alta ingesta de proteínas.Dado que el ganado lechero es sacrificado por su carne cuando la producción de leche ya no es rentable, los productos lácteos de los países productores, también tienen un suministro constante de proteína animal.El consumo de carne que es común en estos países probablemente contribuye a sus altas tasas de osteoporosis.

Estudio de Salud en enfermeras de Harvard con 77761 mujeres, con edades entre 34 a 59 seguidos durante 12 años, encontró que aquellos que bebían tres o más vasos de leche por día no había reducción en el riesgo de fractura de cadera o brazo  en comparación con aquellos que bebían poco o nada de leche, incluso después del ajuste para el peso, estado de menopausia, el consumo de tabaco y uso de alcohol. De hecho, las tasas de fractura fueron ligeramente, pero significativamente, más alto para los que consumen mucha leche, en comparación con aquellos que bebieron poco o nada de leche.

Fuentes saludables de calcio

Mientras que un enfoque exclusivamente centrado en el consumo de calcio es inadecuado, el cuerpo necesita calcio. . La ingesta óptima de calcio no se conoce.  La Organización Mundial de la Salud recomienda 400-500 miligramos de calcio por día para adultos. Las normas Americanas son más altos,llegando a 800 miligramos por día o incluso más, debido en parte a la carne, sal, el tabaco y la inactividad física de la vida conduce a una rápida pérdida de calcio.

Las feuntes más saludable de calcio son los vegetales de hoja verde y las legumbres, que sus pacientes pueden recordar como "los verdes y los frijoles." Ellos tienen varias ventajas que les falta a productos lácteos. Contienen antioxidantes, hidratos de carbono complejos, fibra y hierro, y tienen poca grasa y sin colesterol.

La absorción de calcio de las verduras es tan bueno o mejor que el de la leche.  La absorción de calcio de la leche es de aproximadamente el 32 por ciento. La cantidad de calcio de brócoli, coles de Bruselas, mostaza verde, nabo verdes, col rizada y oscilan entre el 40-64 %. Una notable excepción es la espinaca, que contiene una gran cantidad de calcio, pero en una forma que se absorbe mal. Judías verdes (por ejemplo, frijoles pinto, negro-Eyed Peas, marina y frijoles) y productos de frijol, como el tofu, son ricos en calcio.

Para los pacientes en busca de una fuente concentrada de calcio, jugo de naranja fortificado con calcio contiene 270 miligramos de calcio por taza, generalmente en forma de citrato de calcio, que tiene una absorción mucho más elevada que de la leche de vaca.  Fortificados con calcio soja y el arroz de leche también son ampliamente disponibles.

 CALCIO Y MAGNESIO EN LOS ALIMENTOS (miligramos)
Fuente Calcio Magnesio
 Albaricoques (3 mediano, crudo) 15 8
 Cebada (1 taza) 57 158
 Negro tortuga frijoles (1 taza, cocidos) 103 91
 Brócoli (1 taza, cocidos) 94 38
 El arroz integral (1 taza, cocidas) 20 86
 Coles de Bruselas (8 brotes) 56 32
 Calabacita (1 taza, cocidos) 84 60
 Garbanzos (1 taza, enlatados) 80 78
 Col (1 taza, cocidos) 358 52
 Dátil (10 medianas, secos) 27 29
Pan ¨English muffin¨ 92 11
 Higos (10 medianas, secos) 269 111
Porotos "Great northern"  (1 taza, cocidos) 121 88
 Judías verdes (1 taza, cocidos) 58 32
Col rizada  (1 taza, cocidos) 94 24
 Lentejas (1 taza, cocidos) 37 71
 Lima frijoles (1 taza, cocidos) 32 82
 Mostaza verdes (1 taza, cocidos) 150 20
 Naranja Navel (1 mediana) 56 15
  frijoles marina (1 taza, cocidos) 128 107
 Avena, instantánea (2 paquetes) 326 70
 Zumo de naranja, fortificado con calcio (1 taza) 270 --
 Guisantes (1 taza, cocidos) 44 62
 frijoles pinto (1 taza, cocidos) 82 95
 Pasas (2 / 3 de taza) 53 35
 La soja (1 taza, cocidos) 175 148
 Camote (1 taza, cocidos) 70 32
 Tofu (1 / 2 taza) 258 118
 Vegetariana frijoles horneados (1 taza) 128 82
 Alubias blancas (1 taza, cocidos) 161 113
Fuente: JAT Pennington. Bowes y Church's Food. Valores de porciones de uso común.16th Edition, Philadelphia, JB Lippincott, 1994.16 ª Edición, 

Source: Pennington JAT. Fuente: JAT Pennington. Bowes and Church’s Food Values of Portions Commonly Used. Bowes y Church's Food Valores de porciones de uso común. 16th Edition, Philadelphia, JB Lippincott, 1994. 16 ª Edición, Filadelfia, JB Lippincott, 1994.

 El papel de las hormonas

Al acercarse la menopausia, se acelera la pérdida ósea.  Los médicos han atribuido esta pérdida de calcio óseo a la disminución de estrógenos y / o progesterona.  El uso de la prescripción de hormona de "sustitución", utilizando una combinación de estrógenos y progesterona, frena parcialmente, pero no suele detener la pérdida de hueso, y sus beneficios disminuyen con el tiempo.

El estrógeno más comúnmente prescritos , "Premarin", se fabrica con orina de yeguas embarazadas , de donde viene su nombre.  Otras marcas son sintéticas o de origen vegetal.

Los estrógenos tienen numerosos efectos secundarios, el más preocupante es el aumento en el riesgo de cáncer de mama.  Adicionando derivados progestágenos  no conpensa el mayor riesgo. El estudio de salud de las enfermeras de  Harvard  halló que las mujeres que toman estrógenos tienen 30-80 % más cáncer de mama, en comparación con otras mujeres. En 13 se añadiendo derivados de progesterona , no compensando este riesgo mayor.

Un prescripción de hormona de preparación, llamada progesterona natural, puede ser más seguro y eficaz alternativa.  Es una copia exacta de la progesterona que se deriva del ñame silvestre o la soja y se administra como una crema transdérmica u oral . La crema es preferible, ya que no pasa por la desintoxicación del hígado. Este acto aparentemete estimula los osteoblastos para dar hueso sano.  En un período de tres años de estudio de mujeres posmenopáusicas tratadas con progesterona natural, la densidad ósea aumentó de alrededor del 15 por ciento, lo que es más que suficiente para tener un efecto importante sobre el riesgo de fractura.  Es debido aparentemente por estimular los osteoblastos para establecer hueso saludable.

La osteoporosis en hombres

La osteoporosis es menos común en hombres que en mujeres, y es a menudo debido a otras condiciones de salud, entre ellas las siguientes: 

  • El uso de medicamentos con esteroides por largos periodos de tiempo, como la prednisona. Los esteroides son necesarias algunas condiciones, pero es importante utilizar la menor dosis efectiva y considerar otros tratamientos, siempre que sea posible.
  • El uso de alcohol. El alcohol puede debilitar los huesos, al parecer por la reducción de la capacidad del cuerpo para reemplazar pérdidas de hueso normal.  El efecto es, probablemente, sólo significativo en los niveles de más de dos bebidas por día de bebidas alcohólicas, cerveza o vino.
  • Bajo nivel de testosterona. Niveles Inferiores a una cantidad normal de testosterona puede alentar la osteoporosis.  Alrededor del 40 por ciento de los hombres mayores de 70 años tienen disminuido los niveles de testosterona. 

En muchos de los casos restantes, las causas son excesivas pérdidas de calcio y la insuficiencia de vitamina D. La primera parte de la solución es evitar la proteína animal, el exceso de sal, la cafeína, el tabaco, y permanecer físicamente activo.  En segundo lugar, suplementos de vitamina D son útiles, como se señaló anteriormente.

Fuente original: http://

References Referencias

1. Looker AC, Johnston CC, Wahner HW, et al. La atención AC, Johnston CC, Wahner HW, et al. Prevalence of low femoreal bone density in older US women from NHANES III. La prevalencia de bajo femoreal la densidad ósea en mujeres mayores de EE.UU. NHANES III. J Bone and Mineral Research 1995;10:796-802. J Bone Mineral Research y 1995, 10:796-802.

2. Bauer RL. Bauer RL. Ethnic differences in hip fracture: a reduced incidence in Mexican Americans. Las diferencias étnicas en fractura de cadera: una menor incidencia en los méxico-americanos. Am J Epid 1988;127:145-9. Am J Epid 1988; 127:145-9.

3. Breslau NA, Brinkley L, Hill KD, Pak CYC. Breslau NA, Brinkley L, Hill KD, Pak CYC. Relationship of animal protein-rich diet to kidney stone formation and calcium metabolism. Relación de proteína animal de la dieta rica a la formación de cálculos renales y el metabolismo del calcio. J Clin Endocrinol 1988;66:140-6. J Clin Endocrinol 1988; 66:140-6.

4. Remer T, Manz F. Estimation of the renal net acid excretion by adults consuming diets containing variable amounts of protein. Remer T, Manz F. Estimación de la insuficiencia renal la excreción neta de ácido por parte de los adultos que consumen dietas que contienen cantidades variables de proteína. Am J Clin Nutr 1994;59:1356-61. Am J Clin Nutr 1994; 59:1356-61.

5. Nordin BEC, Need AG, Morris HA, Horowitz M. The nature and significance of the relationship between urinary sodium and urinary calcium in women. Nordin BEC, Necesidad AG, Morris HA, Horowitz M. La naturaleza y la importancia de la relación entre urinaria de sodio y de calcio urinario en las mujeres. J Nutr 1993;123:1615-22. J Nutr 1993; 123:1615-22.

6. Massey LK, Whiting SJ. Massey LK, Whiting SJ. Caffeine, urinary calcium, calcium metabolism and bone. La cafeína, urinaria de calcio, el metabolismo del calcio y hueso. J Nutr 1993;123:1611-4. J Nutr 1993; 123:1611-4.

7. Hopper JL, Seeman E. The bone density of female twins discordant for tobacco use. Hopper JL, Seeman E. La densidad ósea de mujeres gemelos discordantes para el uso del tabaco. N Engl J Med 1994;330:387-92. N Engl J Med 1994; 330:387-92.

8. Dawson-Hughes B, Harris SS, Krall EA, Dallal GE. Dawson-Hughes B, Harris SS, Krall EA, Dallal GE. Effect of calcium and vitamin D supplementation on bone density in men and women 65 years of age or older. Efecto del calcio y los suplementos de vitamina D en la densidad ósea en los hombres y las mujeres de 65 años de edad o más. N Engl J Med 1997;337:670-6. N Engl J Med 1997; 337:670-6.

9. Abelow BJ, Holford TR, Insogna KL. Abelow BJ, Holford TR, Insogna KL. Cross-cultural association between dietary animal protein and hip fracture: a hypothesis. Cross-cultural de asociación entre la dieta proteínas animales y fractura de cadera: una hipótesis. Calif Tissue Int 1992;50:14-8. Calif Tissue Int 1992; 50:14-8.

10. Feskanich D, Willett WC, Stampfer MJ, Colditz GA. Feskanich D, Willett WC, Stampfer MJ, Colditz GA. Milk, dietary calcium, and bone fractures in women: a 12-year prospective study. La leche, calcio dietético, y fracturas óseas en las mujeres: a 12 años de estudio prospectivo. Am J Publ Health 1997;87:992-7. Am J Publ Health 1997; 87:992-7.

11. 11. Heaney RP, Weaver CM. Heaney RP, Weaver CM. Calcium absorption from kale. La absorción de calcio de Kale. Am J Clin Nutr 1990;51:656-7. Am J Clin Nutr 1990; 51:656-7.

 

12. Weaver CM, Plawecki KL. Weaver CM, Plawecki KL. Dietary calcium: adequacy of a vegetarian diet. Dietética de calcio: la adecuación de una dieta vegetariana. Am J Clin Nutr 1994;59(suppl):1238S-41S. Am J Clin Nutr 1994; 59 (Suppl): 1238S-41S.

13. Colditz GA, Stampfer MJ, Willett WC, et al. Colditz GA, Stampfer MJ, Willett WC, et al. Type of postmenopausal hormone use and risk of breast cancer: 12-year follow-up from the Nurses’ Health Study. Tipo de hormonas posmenopáusicas uso y el riesgo de cáncer de mama: 12 años de seguimiento de las Enfermeras de Salud de estudios. Cancer Causes and Control 1992;3:433-9. Cáncer Causas y Control 1992; 3:433-9.

 

14. Lee JR. Lee JR. Osteoporosis reversal: the role of progesterone. La osteoporosis inversión: el papel de la progesterona. Int Clin Nutr Rev 1990;10:384-91. Int Clin Nutr Rev 1990; 10:384-91.

15. Peris P, Guanabens N, Monegal A, et al. Peris P, Guanabens N, Monegal A, et al. Aetiology and presenting symptoms in male osteoporosis. Etiología y presentar síntomas de la osteoporosis masculina. Br J Rheumatol 1995;34:936-41. Br J Rheumatol 1995; 34:936-41