Una red con visión de vida, comprometida con el bienestar, el respeto y la evolución de la consciencia

Enfermedades cardíacas y el cáncer

Autor: Texto extraído de The Cancer Projet, Traducido por S.D

La investigación médica se encuentra en una encrucijada. Las principales enfermedades mortales no son resueltos por viejas técnicas experimentales. Con el fin de ganar contra las principales enfermedades, los investigadores están buscando a las nuevas tecnologías, y los médicos se ven obligados a aprender nuevos enfoques.

Las enfermedades del corazón: la principal causa de muerte

El mayor avance en la comprensión de las enfermedades del corazón fue el descubrimiento de que puede ser virtualmente eliminado mediante el control de tres factores-colesterol, el tabaquismo y la presión arterial. Este extraordinario avance vino de sofisticados estudios humanos de los pacientes.

En los últimos cuatro decenios, en Framingham, Massachusetts, miles de personas en dos generaciones han sido cuidadosamente estudiados para ver qué factores son los responsables de las enfermedades del corazón. El Framingham Heart Study demostró que si el nivel de colesterol se mantiene por debajo de 150, un ataque al corazón es extremadamente improbable. Cada 1 por ciento de aumento en el colesterol conduce a aproximadamente un 2 por ciento de aumento en el riesgo. Otros estudios, como el de lípidos de Investigación Clínica de la prueba y la multiplicidad de los factores de riesgo de intervención de prueba, también han demostrado la importancia de controlar los niveles de colesterol.

Dean Ornish, MD, de la Universidad de California en San Francisco, ha demostrado que si las personas que han avanzado las enfermedades del corazón adoptar un bajo contenido de grasa dieta vegetariana, dejar de fumar, reducir el estrés, y participar en leve ejercicio diario, las placas en sus arterias Realmente comenzará a desaparecer.

Coronaria desvíos y los trasplantes de corazón, mientras que útil para algunos pacientes, de ellos no han acompañado la potencia de la dieta y el estilo de vida de otras medidas. Circunvalaciones y los trasplantes de desarrollar aterosclerosis agresivo estricta dieta a menos que se tomen medidas. Evidentemente, la medicina es la mejor estrategia para establecer dichas medidas, mientras el paciente todavía está sano.

Se necesita más investigación: lo que necesitamos son estudios del comportamiento humano sobre la manera de ayudar a la gente a cambio de larga data de tabaco y hábitos alimentarios. Estudios económicos y políticos sobre la forma de trasladar fuera de la producción agrícola y la ganadería y el tabaco hacia los granos, legumbres, vegetales y frutas también son esenciales.

Cáncer: El asesino número dos

En 1971, el Presidente Nixon declaró la nueva y agresiva "guerra contra el Cáncer." A pesar de estos esfuerzos, las tasas de muerte por cáncer siguen aumentando.

Una técnica estándar en la búsqueda de nuevos medicamentos contra el cáncer ha sido la de dar prueba de las sustancias a los ratones de laboratorio con leucemia. Este es un procedimiento lento y costoso. Se ha dado pocos agentes eficaces mientras que consumen millones de dólares y no menos de un millón de animales cada año.

Un nuevo método desarrollado por Michael Boyd, Robert Shoemaker, y otros en el Instituto Nacional del Cáncer pruebas potencial real de las drogas en humanos tumor cells.1 En un sistema automatizado, de la eficacia de una sustancia para matar las células del cáncer se controla y que entró en un ordenador. Potencial de las drogas que se han pasado por alto por el sistema de selección del ratón se pueden encontrar para trabajar en la nueva célula humana pantalla.

En lugar de luchar-y, a menudo, no-creado para curar el cáncer, un amplio conjunto de datos muestra que ahora el cáncer se puede prevenir. El Instituto Nacional del Cáncer estima que tanto como el 80 por ciento de los casos de cáncer se pueden prevenir.

Treinta por ciento de los cánceres se deben al tabaco. Evitar fumar y el cáncer de pulmón se hace muy improbable. Al menos el 35 por ciento de los cánceres se deben a factores dietéticos.

En 1982, el Consejo Nacional de Investigaciones dio a conocer un informe técnico, Dieta, Nutrición y Cáncer, que muestran que la dieta 2 fue probablemente el mayor factor en la epidemia de cáncer. Desde entonces, más pruebas ha implicado factores dietéticos específicos en varios tipos de cáncer. Alimentos ricos en grasas y aceites aumento del riesgo de cáncer en los órganos relacionados con la digestión (por ejemplo, colon, recto) y los órganos que son sensibles a las hormonas sexuales (por ejemplo, de mama, de próstata) .3

Además, algunos componentes de alimentos ayudan a proteger contra el cáncer. Fibra dietética, se encuentra principalmente en los cereales de granos enteros y legumbres, ayuda a prevenir el cáncer de colon y recto. También parece reducir el riesgo de cáncer de mama, tal vez por la disminución del colesterol y las hormonas sexuales. Varios vitaminas han mostrado actividad contra el cáncer: el beta-caroteno (la forma de vitamina A se encuentra en color verde oscuro y amarillo, hortalizas y frutas), las vitaminas CyE, y el mineral selenio puede ayudar a prevenir el cáncer.

Evitar la exposición excesiva a la luz solar es un paso crítico en la prevención de cáncer de piel. Además, el radón, un gas radioactivo natural que se filtra hasta de ciertas rocas subterráneas en las aguas subterráneas de suministros, que ha sido implicada en ciertos tipos de cáncer. La mejora de la ventilación de radón se detiene en la creación de zonas cerradas.

La prevención es la luz al final del túnel para aquellos que buscan una forma de reducir la epidemia de cáncer. Al evitar los factores que conducen al cáncer y de los alimentos que nos fortalecen contra la enfermedad, podemos, en gran medida, el control de nuestro propio riesgo.

    Porcentajes de cáncer debido a determinados factores *

    Dieta     35-60%

    Tabaco     30%

    Alcohol     3%

    Radiaciones     3%

    La contaminación del aire y del agua     1-5%

    Medicamentos     2%

    * Estas cifras son estimaciones aproximadas basadas en datos de: Precios y Riesgos de Cáncer, Instituto Nacional del Cáncer (Washington, DC: 1985), y R. Doll y R. Peto, Diario del Instituto Nacional del Cáncer, 1981, 66 (6): 1191-1308. Otros factores pueden también desempeñar un papel en algunas formas de cáncer y no están incluidos en este cuadro. Categorías pueden superponerse. Por ejemplo, tanto el tabaco y el alcohol contribuyen al cáncer de esófago.

Celular pruebas de los productos químicos que causan cáncer

Si bien engorroso y costoso llevar años de ensayos con animales para obtener un veredicto sobre los productos químicos potencialmente peligrosos, el rápido ensayos sin animales puede dar resultados en cuestión de horas o días. El Test de Ames, la más conocida de ellas, bacteriológico utiliza métodos que son notablemente más baratos y más rápido que los ensayos con animales. El test comprueba si las sustancias pueden causar daños genéticos en bacterias de salmonella. Si es así, el producto químico es probable que sea un agente carcinógeno. Un texto cáncer de los Estados:

"La progresiva llegada a la escena de la prueba de Ames salmonela mutación que culminó con la (hasta ahora) la versión definitiva en 1975, sin duda, marcó un cambio en la forma en que el campo de la carcinogénesis ha de ser visto. Se refleja casi un salto cuántico en nuestro avance hacia la comprensión de esta difícil zona. "4

Carrera: El número tres Killer

En un accidente cerebrovascular, una parte del cerebro muere, dando lugar a la parálisis, pérdida de la función sensorial, y, a menudo, la muerte. Estudios epidemiológicos y clínicos han demostrado que se produce el accidente cerebrovascular y la forma en que se pueden prevenir. Ha quedado claro que los mismos factores que conducen a las enfermedades del corazón-alta presión sanguínea, elevados niveles de colesterol y el tabaquismo también pueden causar un accidente cerebrovascular. El control de estos factores puede prevenir el accidente cerebrovascular. Para reducir la incidencia de accidentes cerebrovasculares, más agresivas medidas para ayudar a la gente a cambiar la dieta y la conducta de fumar se deben

Referencias

1. Boyd MR, Shoemaker RH, et al. Thoracic Oncology, ch. 51. W.B. Saunders, 1986.

2. National Research Council: Diet, Nutrition, and Cancer. Washington: National Academy Press, 1982.

3. Armstrong B, Doll R. Environmental factors and cancer incidence and mortality in different countries, with special reference to dietary practices. Int J Cancer 1975;15:617-31.

4. Bridges BA. Environmental Carcinogenesis. Emmelot P, Kriek E, eds., p. 319.

Fuente original: http://